Necesidades de los pacientes

Los pacientes necesitan

  • Encontrar a su médico cuando lo precisen.
  • Poder contactarlo sin necesidad de ir a la consulta. Poder hacerlo por teléfono o por email.
  • Que el médico les dedique el tiempo que se merecen.
  • Que esté dispuesto a visitarlo en el domicilio cuando la situación lo requiera.

Estas son cosas que los pacientes pueden y saben valorar si su médico se las ofrece y si las cumple.
Pero hay otras que no están en condiciones de valorar: que el médico no esté condicionado por factores ajenos a los intereses de los pacientes.
Necesitan que se les ofrezca la medicina adecuada a sus necesidades y no a la de los sistemas.

Es de buena praxis valorar a nuestros pacientes, hacer un correcto diagnóstico e identificar sus necesidades reales.
Muchos sistemas, ya sea por falta de tiempo, por intereses económicos o simplemente por mantener una actitud complaciente para retener al “cliente”, no actúan valorando sus reales necesidades.
Estos sistemas con el argumento, a veces cierto, de mantener su viabilidad anteponen el sistema por sobre el paciente.

Nuestro modelo, en cambio, incluye en su sostenibilidad al paciente como prioridad.

Por eso sostenemos, entre otras cosas, que el tiempo de visita debe ser adecuado y es crucial no reducirlo. Eso nos permite poder establecer con nuestros pacientes una comunicación fluida y profunda y nos facilita poder explicarles con tranquilidad, sin prisas y sin ningún tipo de condicionante cuáles son las intervenciones (o prácticas) más adecuadas en su caso y cuáles no son necesarias. Para que pueda decidir libremente, informado y no confundido por intereses ajenos a su salud.

Para garantizar el funcionamiento pleno de nuestro modelo, se debe mantener unas condiciones mínimas de viabilidad y sostenibilidad. De allí la importancia de ser independientes de sistemas financiadores (mútuas, seguridad social, etc.) de manera de asegurar que la prioridad es el paciente y no la financiación a la hora de hacer el modelo sostenible.

VOLVER