Estilo de alimentación mediterránea

La alimentación tradicional mediterránea se caracteriza por una ingesta elevada de aceite de oliva, frutas frescas, nueces y otros frutos secos, vegetales y cereales. Además de una ingesta moderada de pescado y aves de corral. Bajo consumo de productos lácteos, carnes rojas y carnes rojas procesadas,  dulces y alimentos azucaradas. Y consumo moderado de vino junto con las comidas más importantes.

El estilo de comidas mediterráneas se ha asociado a una significativa y beneficiosa disminución del riesgo de eventos cardiovasculares adversos (infarto de miocardio, ictus cerebral, muerte de causa cardiovascular).

Como cualquier hábito saludable la cocina Mediterránea logra sus mejores resultados en la combinación variada y moderada de sus componentes. Ya que por tratarse de alimentos ricos en calorías su consumo excesivo es contradictorio con bajar de peso o puede conducir a la obesidad.

Los mejores resultados de la alimentación mediterránea se obtendrán si forma parte de un estilo de vida saludable: actividad física regular, no consumo de tabaco, tiempo de descanso adecuado.

 

Recomendaciones para

una alimentación mediterránea                                                          Objetivo

Aceite de oliva (preferentemente extra virgen)                                           50 gr/día o más

Frutos secos                                                                                                       30 gr/día en una ración

(15 gr de nueces, 7,5 gr de almendras, 7,5 gr de avellanas).

Frutas frescas                                                                                                 3 raciones diarias

Vegetales                                                                                                         2 raciones diarias

Pescado                                                                                                            3 veces por semana.

Legumbres                                                                                                       3 veces por semana.

Sofrito                                                                                                                2 veces por semana

Vino con las comidas                                                                                        7 vasos por semana.

 

Alimentos desaconsejados.

 Bebidas azucaradas y/o gasificadas                                                 < de una vez por semana

 Productos de panadería industrial                                                   < de 3 raciones por semana

 Carnes rojas y procesadas                                                                 < de 1 ración por semana