El chequeo médico (examen periódico de salud)

El chequeo médico ,o por su nombre correcto examen periódico de salud, es un acto médico preventivo para intentar mantener sano al individuo y detectar enfermedades prevenibles en forma precoz.

¿Para qué sirve?
El examen periódico de salud persigue el objetivo de mantener en salud al paciente. Para esto el médico intentará identificar los riesgos a los que el paciente está expuesto y cuáles son las enfermedades que potencialmente pueden afectarlo de acuerdo a su edad, hábitos, características fisicas  y antecedentes personales y familiares.

Se hace especial énfasis en aquellas enfermedades que no dan síntomas y en las que una detección precoz signifique beneficio. Por lo tanto un chequeo no es buscar enfermedades ocultas, sino identificar riesgos, cambiar conductas y detectar aquellas enfermedades asintomáticas tratables y potencialmente dañinas a tiempo.

¿Para qué no sirve?
Al contrario de lo que la mayoría de la gente desea, no existen aún metodologías que permitan detectar todas las enfermedades en un simple “escaneo” del cuerpo humano. Y aunque así  fuera en algunos casos, tampoco es posible hacerlo en un momento de su evolución tal que tratarlas supusiese un beneficio.
Entonces no sirve para detectar enfermedades ocultas y menos aún a tiempo de tratarlas. Por lo cual muchas veces detectar una enfermedad que no se va a poder tratar simplemente produce un empeoramiento la calidad de vida sin ningún beneficio.

¿Qué se busca?
Como no todas las enfermedades son prevenibles con el desarrollo tecnológico actual, no tiene sentido hacer una pesquiza intensa. Es mucho más beneficioso para el paciente limitarse a las enfermedades prevenibles asintomáticas de gran impacto. En el paciente sano sin antecedentes se rastrea obesidad, colesterol, presión arterial, hábitos alimentarios, tabaquismo, alcoholismo y cáncer de colon. En las mujeres se agrega el cáncer de mama y cuello de útero. Todas estas entidades tienen un gran impacto en la salud de la población. En personas con síntomas o antecedentes, al rastreo convencional se agrega una búsqueda dirigida.

¿En qué consiste?
El examen de salud es mucho más que una solicitud de estudios de rutina, debe ser individualizado para cada paciente. Para ello el médico debe conocerlo mediante un interrogatorio. Luego examinarlo, tomarle la presión y pesarlo. Y por último solicitará los estudios que crea pertinentes en cada caso. No son rutinas, son diferentes para cada paciente y para cada edad.

¿Qué estudios se solicitan?
Como ya se dijo son diferentes en cada caso. Pero mínimamente se incluirá una medición de colesterol en obesos y mayores de 35 años, un Papanicolau en toda mujer de edad fértil, electrocardiograma en hombres de más de 35 y mujeres posmenopáusicas. A estas también se les solicitará una densitometría y una mamografía a partir de los 50. Estos estudios pueden variar según el riesgo individualizado así como también las edades mencionadas.

¿Cada cuánto debo chequearme?
Eso lo determinará el médico de acuerdo al riesgo individual.
El control del niño sano corresponde al pediatra y cada visita de control está estructurada en un calendario que comienza en el parto e incluye todas las fechas de vacunas.

Luego de esa etapa una persona adulta debería consultar a su médico de cabecera y hacerse un examen de salud al menos una vez antes de los 30 años. Luego la periodicidad la decidirá el profesional según los riesgos identificados. Si la persona es sana y no presenta riesgos puede repetirse cada 2 años

En cuanto al control ginecológico, debe iniciarse con la actividad sexual y su frecuencia la determinará el ginecólogo.